"Rodrigo D.: No Futuro", Victor Gaviria, 1990

Publicado en por Alejandra



Video: http://www.youtube.com/watch?v=-Y_bBATEvA4


Rodrigo D: No futuro, película dirigida por Víctor Gaviria en el año 1990, muestra la problemática de las comunas de Medellín, Capital de Antioquia, con respecto al sicariato y al nacimiento de subculturas debido a la violencia que se vive en dicha localidad de esta ciudad. La historia se desarrolla en torno a Rodrigo, un joven de 20 años que tiene que vivir la crisis urbana producida por el desplazamiento masivo por los grupos armados. Esta película fue grabada con jóvenes habitantes de las comunas del norte de Medellín, donde no existieron libretos ni esquemas, si no que todo se grabo naturalmente, con el acento, y jerga común. Muchos de los actores murieron después del rodaje de la película debido a los altos índices de violencia que se presenta, y por su participación en dicha situación.

 

En el largometraje se evidencia la marginalidad que existe en Medellín, no solo por  la diferenciación tan marcada de las clases sociales en general, sino también por la diversidad de gente que se puede encontrar en las comunas.  Como se había dicho anteriormente, las comunas fueron un lugar de llegada a los recientes desplazados, que tuvieron que convivir con la clase más baja, y otros que no vivían en tan malas condiciones y que de cierto modo, se encontraban en privilegio con respecto a los demás. Así pues, Rodrigo era uno de éstos que vivían con algunos privilegios, que poco a poco fue creando una subcultura en forma de defensa a dicha situación. “Lejos de ser sicarios en ejercicio o futuros sicarios, los jóvenes de No futuro representan a una generación de jóvenes que viven en las comunas de Medellín al margen de ciertos "privilegios" de las clases mejor favorecidas, por lo cual han creado una cierta subcultura de defensa, de refugio, de anti valores, de agresión, de drogas, de expresiones extremas en la música, como el rebelde "punk", aun cuando no se niegan las expresiones de violencia y crimen (…)” (La Biblioteca Luis Ángel Arango, http://www.lablaa.org/blaavirtual/literatura/oficio/oficio61.htm)Se muestra en el largometraje que por medio de la música punk, los jóvenes forman un movimiento de protesta en medio de este pesado ambiente lleno de violencia y de miseria.

 

Como se había mencionado anteriormente, todos los actores de este largometraje son de las comunas de Medellín, y no se usó ningún tipo de libreto, sino que se grabo con gran naturalidad cada una de las situaciones que se pueden evidenciar en la película. Por esta razón, se puede considerar como una película tipo documental, que logró captar el verdadero ambiente de los jóvenes habitantes de las comunas, que por mala información, se habían creído como sicarios, cuando en realidad son un grupo aparte luchando por sus propios intereses, respaldados por el estilo musical punk, y el estilo de vida que esto conlleva. “Es un testimonio de la realidad no representada, más bien tomada en estado puro, no como un simulacro, sino como una variante inmediata de cuanto esos jóvenes viven en su condición de marginalidad sin futuro.” (La Biblioteca Luis Ángel Arango, http://www.lablaa.org/blaavirtual/literatura/oficio/oficio61.htm). De este modo, este filme es capaz de mostrar a la sociedad entera la situación de violencia vivida en Medellín, ciudad que por el orgullo de sus habitantes, se consideraba una de las ciudades más limpias y pacificas del país, pero en realidad esconden entre sus barrios, partes de las historias más tristes y violentas del Colombia.

  

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post